Salud e inteligencia emocional

Durante el mes de junio, seguimos trabajando en la promoción de la salud en todos los niveles de nuestro colegio. Diferentes profesionales que ejercen en los diversos ámbitos de la salud ofrecieron charlas informativas, interactivas con un abordaje que pone el acento en fortalecer en cada niño y en cada adolescente el cuidado de la salud en el presente y a futuro.

Estamos convencidos también de que una educación que prepara para la vida tiene que ocuparse de algunos aspectos de la emocionalidad de niños y adolescentes con el objetivo de prevenir situaciones de ansiedad, estrés, violencia, conflictos interpersonales.

Son numerosas las investigaciones sobre el bienestar emocional y es menester ponerlas a disposición de padres, madres, docentes. La escuela es, sin lugar a dudas, quien debe implicarse desde lo educativo en favorecer el desarrollo de competencias emocionales para la construcción del bienestar.

“Ayudemos a crear climas emocionales positivos. Contagiemos en nuestros hijos/alumnos optimismo, sentido del humor. Esto activa el sistema inmunitario, los músculos se relajan, el oxigeno asciende al cerebro, lo cual permite pensar con mas agudeza y claridad; facilita la digestión, reduce el nivel de estrés, el ambiente se vuelve menos tenso.”
Rafael Bisquerra.

La educación emocional conlleva también un aspecto social: crear climas emocionales que favorecen el bienestar y el aprendizaje dentro de la escuela, de cada sala y cada aula.  Es necesario para ello considerar que el bienestar tiene un punto de vista intra y uno inter-personal. Cuando los adultos en contacto con niños regulamos adecuadamente nuestras emociones estamos contribuyendo significativamente a una adecuada convivencia y bienestar. Y cuanto más tempranamente los niños lo aprenden, se evitan muchas situaciones de complejidad.

La escuela y la familia son las instituciones que tienen en el desarrollo infantil más repercusión. La educación emocional debe iniciarse en la familia. La educación formal comparte el mismo proyecto: lograr el desarrollo integral de la persona.

La gestión emocional permite regular emociones y prevenir conflictos inter e intra personales, generando de esta manera vivencias positivas, seguridad, confianza en uno mismo, autoestima y mejor afrontamiento de la frustración.
Cuando el niño/adolescente es consciente de cómo se siente y por qué, puede encontrar recursos y maneras para evitar que algunas situaciones impacten en su salud.

Lic. Claudia Gil
Depto. de Orientación Escolar

Recent Posts